dissabte, 21 de gener de 2012

CINE FORUM: Belle de Jour (Dir. Luis Buñuel, 1967)

Me gusta mucho el cine clásico y, por eso, siempre que puedo intento mirar alguna. película  de  ésas que  llamamos coloquialmente "antiguas". Las bibliotecas públicas contienen un amplio catálogo de films y se han convertido para mí en una mina inagotable de recursos que, últimamente, estoy explotando. Por desgracia, no dispongo de demasiado tiempo para solazarme con este tipo de films que, en mi experiencia, nunca te dejan indiferente: siempre dan que pensar y, en el peor de los casos, te proporcionan una experiencia estética transportadora, que te aleja del mundo tecnocrático e incesantemente veloz que habitamos. 

Normalmente, aprovecho los ratos de plancha para mirar estos films, pero recientemente he decidido visionar, al menos una vez al mes, una de estas películas "como Dios manda", sentada en el sofá y sin mirar la arruga de la manga de turno y la pantalla del televisor a la vez. Las películas que mire así, como se merecen estas obras maestras del cine, las consignaré en este blog con el nombre de "Cine Forum." El primero de estos "Cine Forums" trató sobre El fantasma de la libertad de Luis Buñuel (ver entrada del día 19 de diciembre) y hoy os hablo de la película que espero ver la semana que viene: se trata de Belle de Jour (1967), del mismo director.

Os confieso que mi elección de películas es arbitraria. Me guío por mis predilecciones, por mis pasiones del momento. Durante muchos años vi muchísimo cine clásico norteamericano, pero últimamente me siento mucho más Europea y veo más cine inglés, italiano y francés. Como no sé de cine, y no he recibido ninguna formación al respecto, me considero totalmenta autodidacta en el campo cinematográfico. Eso me da mucha libertad de movimientos a la hora de escoger, ya que mis opciones no se ven influidas ni delimitadas por una instrucción formal, pero a veces echo de menos que, al acabarse la película, alguien me hable sobre los planos, o el contexto, o qué hace que esa película sea diferente, especial, innovadora. En general, intento subsanar estos vacíos yo misma buscando bibliografía, pero desde aquí reivindico que se debería enseñar cine en las escuelas, al igual que nos enseñan literatura o arte, por ejemplo. En mi opinión, es una verdadera lástima que, sobre todo la generación de jóvenes actual (perdonadme si generalizo), desconozca toda una serie de películas que forman una parte importante de nuestro sustrato cultural. Yo misma, como ya he dicho, echo de menos haber recibido formación al respecto.

Mi interés por Belle de Jour, película que, por supuesto, había oído mencionar hasta la saciedad pero que nunca me había llamado especialmente la atención, viene dado por un documental sobre Catherine Deneuve que vi hace unos meses y que me causó dos efectos inesperados: por una parte, cambió mi punto de vista sobre la actriz, a la que percibía como una persona fría y distante; en efecto, lo es, aparentemente, pero el documental también revelaba un mundo interior muy interesante, rico en matices psicológicos y emocionales que me fascinó; por otra parte, me despertó el interés por ver Belle de Jour, película que, según contaba la propia Deneuve en el documental que os menciono, le valió la reprobación de gran parte de la sociedad francesa. Por lo visto, incluso la insultaban por la calle. (Nunca he entendido porque la gente no distingue entre actores y personajes...).

Ahora que he indagado un poco más, buscando información sobre el film de cara al día que lo vea, entiendo un poco mejor lo valiente que fue Deneuve al aceptar protagonizar esta película: contar la historia de una ama de casa burguesa que se niega a tener sexo dentro del matrimonio pero que, a su vez, decide prostituirse durante el día, mientras su marido trabaja,  me parece realmente atrevido para el año 1967. (Me atrevo a decir que seguiría siendo provocador hoy en día). Por lo visto, Belle de Jour se basa en una novela homónima de Joseph Kessel. El título del film, que es también el nombre de su protagonista,  es un juego de palabras que remite a la expresión francesa "belle de nuit", que no es sino un sinónimo de prostituta. Leo que los efectos del deseo subversivo en personajes, a priori, bien posicionados socialmente, burgueses en su mayoría, es un tema recurrente en Buñuel. Parece ser que el director explora la consiguiente alienación de estos personajes que, como en el caso de Belle de Jour, se suelen crear un universo paralelo para poder subsistir. ¡Fascinante! Desde luego, Belle de Jour parece tener puntos en común con El fantasma de la libertad, donde los personajes o bien sufren por la represión de sus deseos más íntimos, o bien se entregan a ellos, siendo entonces incomprendidos y condenados a escoger entre la clandestinidad o  la marginación.

Bien, os dejo con un fragmento de la película donde descubrimos porque el personaje principal adopta el nombre "Belle de Jour" en la casa de citas en la que trabaja. También me ha interesado ver que, en esta película, como en tantas otras películas y en tantos otros libros de la época de posguerra (definida de manera amplia, más o menos entre 1945 y 1970) se establece un vínculo directo entre lesbianismo y prostitución, al ser el discurso homófobo imperante sobre la sexualidad lésbica que ésta era el producto de un transtorno, que era una sexualidad excesiva, desatada, incontrolable. ¡Espero que os guste el clip!



¡Hasta la próxima!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada