dimecres, 4 de gener de 2012

PERCEPCIONES DE MONICA (1): ¿Monica, o el arte de la introversión?

Como ya habréis advertido, queridos lectores, este blog consta de diferentes tipos de entradas   (BIOGRAFIA, CURIOSIDAD, CLIP, etc.) a través de las cuales espero proporcionar una visión caleidoscópica de Monica Vitti y, como no, de otros referentes culturales de mi interés que vayan apareciendo a saludarnos sobre la marcha. No me hago ilusiones: sé desde el principio que mi intento de proporcionar una imagen completa, un amplio espectro de representaciones de Monica Vitti, sólo conduce a que comparta con vosotros mi percepción de ella, mi punto de vista, en una palabra, "mi Monica Vitti". Pero, como es imposible subsanar las limitaciones que la propia subjetividad impone a la perspectiva desde la cual miramos al "otro", sólo me cabe esperar y desear que "mi Monica" os interese tanto como me interesa a mí.

Dicho esto, dado que soy la autora de este blog, he decidido concederme un pequeño capricho y empezar mi serie de entrdas sobre las percepciones que otros tienen de Monica Vitti hablando de un aspecto que advierto en ella y que, sin duda, hace que me resulte interesante. Se trata de lo siguiente: en muchos de sus retratos, sobre todo en los tomados en contextos que no tienen que ver con rodajes, Monica parece mirar hacia adentro, y no hacia afuera. Os adjunto una muestra de imágenes que son ejemplificatorias (en una de ellas aparece Michelangelo Antonioni):







A mí esta mirada hacia adentro, o esta mirada que yo interpreto como introspectiva, me denota un mundo interior rico y complejo, una personalidad introvertida y una mente reflexiva. A Monica se la considera en Italia el paradigma de la actriz guapa y/pero inteligente, y a menudo he leído que la erigen como modelo de la evolución de la liberación femenina, por su defensa tanto del derecho de la mujer a trabajar y ser autónoma del hombre, como por su decisión de no casarse y no tener hijos. Como ya apunté en una entrada anterior, Monica se casó cuando ya llevaba 27 años de convivencia con su compañero Roberto Russo. No debemos obviar el contexto en el que Monica defendió estas opiniones y tomó estas decisiones vitales: no olvidemos que Monica tiene ahora 80 años y vivió la transformación del rol de la mujer que supuso el paso de la ideología de posguerra, sumamente conservadora, a los años de la revolución feminista. En este contexto, me parece interesante cerrar esta entrada con unas palabras de Monica al respecto de cómo fue su vida durante los años de la liberación femenina, extraídas de una entrevista publicada hacia el 2003, realizada por Maria Grazia Recanato. Monica dice así:

"Ho vissuto quel momento lavorando senza posa, stando a casa a scrivere, a leggere, alternandomi con la realtà, che cerca di spiazzarmi ancora oggi"

"Viví aquel momento trabajando sin parar, quedándome en casa a escribir, a leer, alternándome con la realidad que todavía hoy intenta desplazarme."

Hmmm...¿quizás la idea de que Monica es una persona introspectiva, con un mundo interior propio y rico, no sea sólo una percepción?








Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada